PUTOS EXTERNOS

NO LO LLAMES APARTHEID, DÍ, EXTERNOS DE MIERDA

Apartheid, sistema político y social desarrollado en la República de Sudáfrica y otros estados sudafricanos, basado en la segregación o separación de la población por motivos raciales o étnicos y en el trato discriminatorio hacia la población negra.

Cuando empecé mi vida laboral en este mundo de las consultoras, no tenía ni idea de hasta qué punto me iba a identificar con este sistema.

El día que ya toqué fondo fue cuando un jefe de proyecto de cliente, dijo, medio en broma medio en serio eso de “putos externos de mierda” y un gerente recalcaba que eramos recursos, sobre todo cuando preguntaba por alguien.

Haciendo referencia al término “recurso”, qué decir de este “bonito” término capitalista empresarial, dónde nos deshumanizan a los trabajadores y ya ni siquiera somos trabajadores sino meros “recursos”.

Si atendemos a una de las acepciones de la RAE sobre la palabra recurso: “Conjunto de elementos disponibles para resolver una necesidad o llevar a cabo una empresa. Recursos naturales, hidráulicos, forestales, económicos, humanos“, podemos afirmar que a un trabajador se le compara con una impresora, ordenador o una silla, todo es un recurso, por lo tanto, es fácil considerarnos “putos externos”, expresión que conlleva esa deshumanización y además unido a un tono despectivo. Como se puede observar, todo muy acogedor para una persona que entra nuevo en un trabajo y se encuentra con un ambiente hostil.

Vas haciendo cayo, según pasan los proyectos, y los clientes, vas hablando con compañeros que te van contando sus experiencias y OH SORPRESA!, alguna vez o la mayoría de las veces se han sentido así.

Desde esa gran empresa que deja a sus trabajadores comprar unas tarjetas con descuento en comida, parking, etc hasta esa que para hablar con el cliente te ponía un “filtro”, que a su vez era otro externo que parecía que tenía dotes de alquimista y sabía como dorar la píldora.

Empresas donde para entrar necesitas a un “compañero cliente”para acceder y donde tienes lugares restringidos.

En un intento de desvincularse con el “bodyshopping”, pueden llegar a hacer las tonterías más rimbombantes pero lo peor es ese compañero que hace las risas a costa de tu desgracia, ya no solo en restregarte su sueldo, que desempeñando un puesto igual es muy superior al tuyo, sino con sus frases despectivas “habrá que ir pidiendo un camión de ganado para esta nueva fase”.

Así es como se han ido formando los trabajadores de primera que son los que están contratados por el cliente y los trabajadores de segunda conocidos como externos, desempeñando el mismo trabajo, usando los mismos recursos y subordinados a los mismos jefes pero eso sí, con una dirección de correo electrónico y una tarjeta de acceso donde pone algún adjetivo “externo”.

Y si con todo esto no te empieza a quedar claro que te has cosificado como algo que solo está para generar riqueza y no gasto a la empresa, vete a un comedor, y sobre todo un comedor de una macroempresa, donde tienen como tiempo estipulado de hora de comida de 13:00 a 15:00 y miras a ver si las 1000 personas que hay allí tienen mesas o espacio suficiente para comer. No, no lo hay, porque es un espacio que no genera ningún beneficio, ni más ni menos, es un espacio muerto donde no se produce ni se rinde.

Queda claro porque no se nos trata como suele hacerse cuando se construye un edificio. Allí confluyen distintos operarios, cada uno experto en su rama: están los albañiles, los ferrallas,…cada uno de una empresa distinta, con su responsable y su equipo. Van, hacen su trabajo y se marchan, y si lo hacen mal, se habla con la empresa y se pide responsabilidades, y si lo hacen bien, todos contentos. ¿Por qué tenemos que aguantar los trabajadores de las consultoras, este trato discriminatorio? Pues porque somos una empresa cárnica. No desarrollamos productos para los clientes, sino que se alquilan recursos humanos. ¿Y quién cuida lo que alquila como si fuera propio? 

Cada uno que saque sus propias conclusiones. ¡Yo he decidido luchar por mis derechos!

Externos

También te podría gustar...